domingo, 10 de marzo de 2019

Productos lácteos y cáncer de próstata


En una breve comunicación publicada en el British Journal of Cancer del mes de Diciembre del 2006, investigadores de la División de Medicina Preventiva de la Universidad de Harvard se proponen comprobar si es sostenible la hipótesis que relaciona un aporte elevado de productos lácteos o de suplementos de calcio en la dieta con un incremento del riesgo de padecer un cáncer de próstata.

Esta hipótesis se basa en el hecho de que en experiencias in vitro los niveles elevados de calcio suprimen la actividad de la forma más activa de la vitamina D3, la cual inhibe la proliferación de las indiferenciadas células del cáncer de próstata y promueve su diferenciación.

Los autores han diseñado un estudio prospectivo de 10.011 hombres, reclutados entre ex-alumnos de la Universidad de Harvard (The Harvard Alumni Health Study) que han sido seguidos desde el año 1988, mediante cuestionarios en los que se incluye una información detallada sobre su dieta, en la que los participantes debían indicar el consumo diario de siete diferentes productos lácteos: leche total, leche descremada, crema, helados, yogur, quesos y mantequilla, utilizando respuestas que variaban desde "casi nunca" a "seis o más veces al día".

Aporte del calcio en los productos lácteos


El aporte de calcio fue evaluado para cada participante en miligramos/día, basado en la frecuencia del consumo de cada producto lácteo y el contenido en calcio especificado para cada producto.

Además fue valorado el aporte en forma de suplementos de calcio. Los resultados fueron los siguientes: Entre los 10.011 participantes la edad media en la línea de salida del estudio fue de 67 años. Durante el seguimiento desde el año 1988 se desarrollaron 815 casos de cáncer de próstata, de los cuales 99 fueron devolución fatal. No se observó una relación significativa entre los aportes más elevados de productos lácteos y el riesgo de cáncer de próstata.

Cuando se examinó la relación entre cada producto lácteo y el riesgo de cáncer de próstata tampoco se observó una asociación significativa. La conclusión de los autores es que los resultados de su estudio NO avalan la hipótesis, biológicamente plausible, de que el aporte elevado de productos lácteos en la dieta incrementa el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Los autores estiman que era importante clarificar esta posible asociación ya que el aporte de calcio puede ser beneficioso en otras enfermedades como, por ejemplo, en la osteoporosis.

sábado, 9 de marzo de 2019

¿Qué es la demencia?



Demencia es la pérdida de la capacidad intelectual, también conocida como función cognitiva. Las personas con DEMENCIA suelen mostrarse confusas, incapaces de recordar cosas y/o han perdido las habilidades que anteriormente poseían, incluso la realización de sus actividades cotidianas.

En ocasiones, no reconocen a los miembros de su familia ni a sus amigos y se comportan de manera agitada. Aunque la DEMENCIA es más frecuente en las personas ancianas, no es una consecuencia normal del envejecimiento.

Signos y síntomas de la DEMENCIA


  • Aumento paulatino de la pérdida de la memoria
  • Confusión
  • Pensamiento confuso y pérdida de la habilidad para resolver problemas
  • Conducta agitada
  • Aislamiento en el ambiente familiar
  • Pérdida de interés por sus actividades diarias o habituales

Enfermedad de Alzheimer


La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de DEMENCIA. Las personas que padecen esta enfermedad pierden progresivamente aquellas neuronas que se encuentra localizadas en áreas del cerebro implicadas en la función cognitiva y en la memoria.

Simultáneamente desarrollan proteínas anormales en el interior de algunas células cerebrales. La enfermedad de Alzheimer afecta principalmente a los ancianos, aunque a veces puede presentarse en adultos más jóvenes. La causa de la enfermedad de Alzheimer es desconocida, pero según datos de la Farmacia del Ahorro a Domicilio entre los factores de riesgo se incluyen la edad avanzada y una historia familiar de esta enfermedad.

Otras causas de DEMENCIA La demencia vascular es causada por pequeños accidentes vasculares cerebrales que afectan al flujo sanguíneo de áreas del cerebro relacionadas con la memoria y el pensamiento. Algunas enfermedades neurológicas como la enfermedad de Parkinson (una enfermedad cerebral que causa temblor y rigidez muscular) y la enfermedad de Huntington (una enfermedad hereditaria que provoca movimientos anormales y demencia), pueden causar DEMENCIA por sus efectos sobre el tejido cerebral, aunque con menor frecuencia que la enfermedad de Alzheimer y los accidentes vasculares cerebrales. Entre las infecciones que pueden causar DEMENCIA se incluyen el SIDA, la tuberculosis, la sífilis, las meningitis y las encefalitis.

Tratamiento


Una cuidadosa historia de la enfermedad, un examen físico y pruebas de laboratorio son importantes para identificar las causas reversibles de DEMENCIA, como las infecciones. No existe curación para la enfermedad de Alzheimer ni para la demencia vascular.








viernes, 15 de febrero de 2019

Cómo hacer press de banca en casa


El press de banca es uno de los ejercicios más importantes para el tren superior que puedes incorporar en tu rutina de entrenamiento. Este ejercicio puede utilizarse como un desarrollador de la fuerza del tren superior.

En términos simples el press de banca es cuando, recostado, levantas peso alejándolo de tu pecho. Esto puede hacerse efectivamente con barras o con mancuernas. Los músculos que involucra este ejercicio son principalmente los pectorales (el pecho) y como músculos secundarios trabajan los tríceps y los hombros, en especial la parte anterior de los hombros.

Si sigues un programa bien diseñado que involucre a todo tu cuerpo con las pesas, uno de los ejercicios para ganar fuerza y que tu programa sea equilibrado es el press de banca. Pero, como todo ejercicio, para beneficiarse completamente, evitar lesiones y ya sea que lo estés haciendo en un gimnasio o en tu casa este ejercicio debe hacerse de la manera correcta.

Paso uno.

Recuéstate sobre la banca y sujeta la barra con un ancho de lo que sería aproximadamente un torso y medio tuyo.

Paso dos.

Mantén la espalda plana, los hombros hacia atrás y saca pecho.

Paso tres.

Mira en linea recta hacia el techo y saca la barra del soporte de la banca.

Paso cuatro.

Desciende la barra hacia tu pecho y asegúrate de que la barra descienda derecho mientras tus antebrazos están perpendiculares al suelo.

Paso cinco.

Levanta la barra. Pero nunca uses la espalda para hacer fueza, en cambio concéntrate en utilizar los pectorales.

En cuanto a las precauciones necesarias tenemos que decir primero y principal que la manera de hacer el press de banca es como lo señalamos, si no lo haces corres serio riesgo de lesionarte. Por lo tanto no intentes levantar pesado hasta que tengas la buena técnica, y cuando logres levantar pesado nunca, pero nunca sacrifiques la buena forma en el ejercicio.

El press de banca es algo que la gente hace muy a menudo descuidando otros grupos musculares y llevando el ejercicio a niveles de sobreentrenamiento.

Tu no caigas en esta trampa.

No despegues la espalda de la banca cuando levantes la barra. Esto crea fuerza “artificial” que puede llevarte a lesiones. Nunca levantes en exceso, el sobreentrenamiento puede arruinar todo tu entrenamiento.

Por último, en cuanto a las variaciones podemos decir que el press de banca, además de hacerlo plano que es la base del ejercicio también puede hacerse inclinado (en cuyo caso se concentrará principalmente en la parte superior del pecho), el press declinado que utilizará mayormente los pectorales inferiores y el press con agarre cerrado que trabajará principalmente los tríceps.

Tu entrenamiento debería tener como base el press de banca plano que hablamos porque es el más completo, pero si necesitas un poco de variación no dudes en ejercitar el pecho con alguno de los ejercicios mencionado arriba.

Para terminar, algo fundamental es que cuentes con un buen banco de musculación para hacer tu press de banca, y recuerda que el press de banca debe ser incorporado con otros ejercicios para que en la semana tengas un entrenamiento parejo y de todo el cuerpo.

jueves, 14 de febrero de 2019

Contra La Obesidad Menos Tecnología



En el número de enero de 2004 de la revista Medicine & Science in Sports & Exercise, investigadores de la Kentucky University, Knowville, dirigidos por el Dr. David R. Basset Jr., demuestran que los adultos de la comunidad de los Amish (Old Order Amish Community) son seis veces más activos físicamente que la media de los adultos que sigue un estilo de vida "moderno" y, además, no padecen obesidad.

En esta mundialmente conocida comunidad, sus miembros se desplazan a pie para buscar el ahorro en productos relacionados a la salud, o en coches tirados por caballos, sus casas son construidas y sus campos son cultivados sin los beneficios de la maquinaria moderna y, desde luego, no utilizan no electricidad ni gasolina.

Cuando comenzaron a estudiar el estilo de vida y la actividad física de una comunidad de Amish situada al sur de Ontario se encontraron con que la obesidad era virtualmente inexistente. Los autores decidieron entonces estudiar los efectos de la moderna tecnología sobre la actividad física y, en consecuencia, sobre el sobrepeso y la obesidad. El grupo de Farmacia San Pablo ha estudiado cerca de 100 adultos, los cuales fueron dotados de pedómetros (un instrumento que mide los pasos dados al caminar) y se les pidió, además, que guardaran nota escrita de sus trabajos durante la semana.

Tecnología vs Obesidad


Los hombres realizaron a la semana 52 horas de trabajo duro o moderado y pasaron 12 horas caminando (18.425 pasos al dia). Los investigadores citan el caso de un Amish que recogió en su pedómetro 51.000 pasos en un día mientras caminaba arando tras una yunta de caballos. Esta elevada actividad física contrasta, según los autores, con la de un americano de vida sedentaria que no da más de 2.000 o 3.000 pasos al día, Las mujeres realizaron 42 horas de trabajo duro o moderado y pasaron más de 5 horas caminando.

Las mujeres Amish, con actividades físicas menos exigentes (cocinar, cuidar el jardín, ocuparse de los niños), dan al día una media de 14.000 pasos diarios. La actividad física de los Amish fue casi seis veces mayor que la de los 2.000 adultos participantes en una reciente revisión de la actividad física en naciones con un estilo de vida moderno.

Aunque una cuarta parte de los Amish estudiados tenía sobrepeso, ninguno de los hombres era un obeso, y el 9% de las mujeres también tenían sobrepeso, a pesar de seguir una dieta tradicional de carne, pescado, pan y pasteles caseros.