sábado, 9 de marzo de 2019

¿Qué es la demencia?



Demencia es la pérdida de la capacidad intelectual, también conocida como función cognitiva. Las personas con DEMENCIA suelen mostrarse confusas, incapaces de recordar cosas y/o han perdido las habilidades que anteriormente poseían, incluso la realización de sus actividades cotidianas.

En ocasiones, no reconocen a los miembros de su familia ni a sus amigos y se comportan de manera agitada. Aunque la DEMENCIA es más frecuente en las personas ancianas, no es una consecuencia normal del envejecimiento.

Signos y síntomas de la DEMENCIA


  • Aumento paulatino de la pérdida de la memoria
  • Confusión
  • Pensamiento confuso y pérdida de la habilidad para resolver problemas
  • Conducta agitada
  • Aislamiento en el ambiente familiar
  • Pérdida de interés por sus actividades diarias o habituales

Enfermedad de Alzheimer


La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de DEMENCIA. Las personas que padecen esta enfermedad pierden progresivamente aquellas neuronas que se encuentra localizadas en áreas del cerebro implicadas en la función cognitiva y en la memoria.

Simultáneamente desarrollan proteínas anormales en el interior de algunas células cerebrales. La enfermedad de Alzheimer afecta principalmente a los ancianos, aunque a veces puede presentarse en adultos más jóvenes. La causa de la enfermedad de Alzheimer es desconocida, pero según datos de la Farmacia del Ahorro a Domicilio entre los factores de riesgo se incluyen la edad avanzada y una historia familiar de esta enfermedad.

Otras causas de DEMENCIA La demencia vascular es causada por pequeños accidentes vasculares cerebrales que afectan al flujo sanguíneo de áreas del cerebro relacionadas con la memoria y el pensamiento. Algunas enfermedades neurológicas como la enfermedad de Parkinson (una enfermedad cerebral que causa temblor y rigidez muscular) y la enfermedad de Huntington (una enfermedad hereditaria que provoca movimientos anormales y demencia), pueden causar DEMENCIA por sus efectos sobre el tejido cerebral, aunque con menor frecuencia que la enfermedad de Alzheimer y los accidentes vasculares cerebrales. Entre las infecciones que pueden causar DEMENCIA se incluyen el SIDA, la tuberculosis, la sífilis, las meningitis y las encefalitis.

Tratamiento


Una cuidadosa historia de la enfermedad, un examen físico y pruebas de laboratorio son importantes para identificar las causas reversibles de DEMENCIA, como las infecciones. No existe curación para la enfermedad de Alzheimer ni para la demencia vascular.